Estrellas y Estrellados

Una vez leí, fíjense ustedes que creo que en Superpop (qué nivel de lectura, oigan, pero qué bien lo pasábamos, #QueremosLaVueltaDeSuperpop), que «los hay que nacen con estrella y otros estrellados» (luego, con el tiempo, descrubrí que fue la gran Frida Kahlo quien lo dijo). Hacía referencia a que hay personas que desde que nacen llevan una estrella, son Estrella, y el camino de la vida les viene rodado. Sin embargo, «los estrellados», son aquellos que desde que nacen van de caída en caída, movida en movida, mala suerte en el camino, un camino lleno de piedras que no dan tregua. En aquel momento, tierna adolescencia, pensé que menuda gilipollez. Pues no, queridísima. No les voy a decir a qué grupo pertenezco, creo que es evidente. O al menos en el que yo me considero incluida. Bueno, con la venia Señoría, he de decir que las pruebas me avalan. Pero eso es otra cuestión.

Yo he visto Estrellas, me las he cruzado. No son lo más abundantes pero las hay. Ya lo creo. No las del cielo, no. Las he visto a lo largo de mi trayectoria juvenil/adulta; me he relacionado con ellas. Y es que no necesitan ni hablar para ver que son estrellas, pues brillan y destacan en todo lo que hacen.

Recuerdo en el instituto una compañera guapísima, de las mejores de la clase, de buena familia y que se los llevaba a todos de calle. Pero es que luego abría la boca y era divertida, simpática, agradable. Así era. Estrella. Pero no crean que solo fue en esa etapa, no, no. Luego le fui siguiendo la pista, por amistades comunes, y estudió una buenísima carrera, se lo pasó de miedo en la universidad, tiene un buen puesto de trabajo, un marido estupendo y unos niños preciosos. En este punto debiera aclarar que no se trata de envidia, no se trata de querer ser como ella (hombre, algo de su suerte para mí ya la hubiese querido, sí…) sino que no logro entender porqué los palos en lote van siempre hacia unos (Estrellados) y no hacia otros (Estrella). No voy a ser hipócrita, si yo le deseo el bien a todo el mundo, que lo que importa es lo que yo tengo y haga, que sí, pero ¡lechuga!, que diría mi madre, solo pido verlos tambalearse un poquito, que todas las piedras no estén en el camino de los de siempre, aunque sea una ventisca así rapidilla para ver cómo se bandean… Sí, necesito ver que los demás también van de zasca en zasca, al menos una o dos veces en la vida, lo reconozco, qué pasa. Y todos necesitamos ver un poco de mal en el ojo ajeno, al menos en el del enemigo. Y quien no lo reconozca, miente. Pero como un belllaco.

¿Y qué decirles de las redes sociales? ¡La de estrellas que han dado y dan! Se han multiplicado como por cien. Pero ojo, de ese porcentaje, las de verdad, las que son Estrella porque la vida así lo ha querido y no porque lo aparentan, pocas. Pero haberlas, las hay. Y en las redes, las vemos.

Hoy en día hay otras formas de comunicación, aparte del boca-oreja. Qué me dicen de Whatsapp, es gran plataforma en la que todo el mundo es guapo, tiene los hijos o nietos más guapos del mundo o bien somos divertidísimos con «memes» y/u ocurrencias propias. Es que aquí quien no tiene imagen es porque no quiere, oiga. Las fotos de familia feliz, las más transaccionadas. Fotos de bodas alucinantes, viajes alucinantes, hijos alucinantes, trabajos alucinantes, casas de ensueño, coches de aúpa y belleza por doquier. Que no les confundan, los que son Estrella de verdad, de la verdadera, no necesitan redes sociales ni semejante. De hecho, no lo puedo probar, pero aquellos Estrella de raza se muestran mucho menos en las redes que los que lo son por el simple hecho de que su vida ya es una nube, lo lleva siendo toda su vida, no sienten la necesidad de mostrarla a nadie. Con vivir, ya son Estrella. Ya están en el cielo.

Llámenme envidiosa o persona de poco amor propio. Me da igual. Yo lo que les pongo sobre la mesa es una cuestión muy sencilla y que se sabe desde que el mundo es mundo: los hay que han nacido para triunfar, para tener un camino de alfombra roja por el que, simplemente, pasear. Pero por otro lado, los hay que nacieron estrellados, ya el propio parto fue el primer zasca para algunos. Y por mucho que sigan creyendo que su suerte puede cambiar, que el poder está en nosotros y todas esas proclamas que están muy bien pero que yo, personalmente, engancho con pinzas de la ropa, las piedras del camino y el estrellarse en casi todo lo que hacen los ha hecho de otra pasta, digamos que proclives a ir con buena coraza o al menos a verlas venir. Desde luego aquel que haya aprendido el arte (es un arte) de verlas venir tendrá una mayor probabilidad de estrellarse menos que el que lleva la coraza puesta. Pues este último lleva un peso añadido al caminar, y sabe que el ataque llegará, así que escoge la vía fácil, protegerse, y que Dios reparta suerte.

No, si al final me descubro, aunque parece ser una obviedad. Nací estrellada, vivo de estrello en estrello, pero también sé que he desarrollado un mínimo de ese arte que es «verlas venir». El problema estriba en dos cuestiones fundamentales: verlas venir y saber que no hay nada que hacer, y por otro lado, verlas venir cuando ya lo tienes encima goteándote.

Yo hubiese querido ser Estrella, no les voy a engañar. Y no caigan en la postura de pensar que no existen. Existen y si hacen un poco de memoria saben de al menos una persona Estrella. O desde que han empezado a leer este alegato de Estrellada ya tenían en mente una o varias.

Existen Estrellas, conviven entre nosotros y desearíamos, de algún modo, estar en su pellejo. Que ser Estrellado cansa, cansa mucho. Reconózcanlo sin miedo a ser juzgados. Y no es que unos sean mejores que otros. Es que la vida a unos les ha venido de corrido. Otros, nos pasamos la vida corriendo.

¿Naciste Estrella o Estrellado?

images

image_pdfimage_print

Deja un comentario