Madreabuelas

Sí. Madres que ya son abuelas pero no solo son madres ya testimonialmente, ejercen como tal y como siempre han hecho. En realidad al nacer su nieta no dejaron de ser madres, lo fueron de manera distinta, en la modalidad «madre a través de una hija/hijo y solo a media jornada o completa pero con periodos de descanso».

Las madreabuelas son madres de dos generaciones. Y lo saben. Entienden que el bienestar de su hija/hijo revierte en el bienestar de la nieta, lo que hace que se convierta en una maternidad «efecto dominó». Están en todo, pero lo más importante, no olvidan que antes que abuelas fueron madres y que su hijo/hija es el primer escalón que ha de estar bien forjado y sujeto, sólo así se puede pasar al siguiente.

Una madreabuela sufre por dos, pero multiplicado por dos, digo. Si no es el enfriamiento de su hija o hijo es el de la nieta; las toses, los moquitos, esas fiebres que son estirones.

bebe-lleno-de-besos-la-abuela-estuvo-aquiUna madreabuela cuando va de compras, fundamentalmente de ropa y calzado, va inconscientemente mentalizada de que son tres generaciones a las que hay que vestir. Y curiosamente esa ardua tarea se realiza abnegadamente empezando por el final, es decir, primero a buscar lo de la nieta, que para ella es lo importante y más necesario, siendo lo del hijo/hija lo siguiente y quedándose ella para la última, lo que conlleva que en algunas ocasiones se haya hecho tarde y no dé tiempo. Pero da igual, la madreabuela ha realizado su cometido, que no es otro que atender a su prole en dos escalones dispuesta.

Decirle a la madreabuela que vas al supermercado a hacer la compra es que se venga contigo y  terminar llevándote hasta unos mangos riquísimos que ella ha probado y da fe que te gustarán, aunque no sepas qué es un mango o no los hayas probado en tu vida. O simplemente no te gusten los mangos. «Pero que mi niña/niño y nieta no les falten mangos para comer».

No quisiera ni de lejos despreciar la tarea de los padreabuelos, esa nueva especie surgida de una generación de padres que no solo lo eran, sino que ejercían. Pero me van a permitir que hoy se lleven el protagonismo ellas porque, al final, son el alma de la familia. Y la entregan como tal.

Yo no sé si algún día seré madreabuela, de momento solo estoy en el primero de los escalones. Lo que tengo claro es que a lo que mi caso concierne me están dejando el pabellón muy alto. Pues en mi caso, mi madreabuela, madre de la que estas letras escribe y abuela de mi hija, además de ejercer tal cargo con nota muy alta, es esposa, madre de otros dos hijos y mujer trabajadora, es decir, está en activo.
Solo puedo que estarle agradecida y pedirle que se dedique más tiempo a ella y a su marido, sé de sobra que de madreabuela está ahí y solo tengo que toser para que aparezca.

Gracias a todas las madreabuelas por hacernos la vida más fácil. Son muchas las madreabuelas que hay en este país y de muchos tipos. Mueven la vida diaria de todos los hogares españoles, y todos lo sabemos. Vamos, por ello, también a ponerlo en valor.

Me podría haber esperado una semana y al día de la madre para escribir estas líneas pero no, una es madre y madreabuela los 365 días del año, así que hoy me ha parecido un día perfecto.

Y me van a permitir que dedique estas líneas a dos supermadreabuelas: a la mía, a la que adoro y sin la cual no sería nada, aparte de por su ardua tarea de madre y ahora de abuela porque me dio la vida y eso, ese mérito, es exclusivamente suyo. A la otra supermadreabuela la valoro si cabe con más objetividad, valoro todo lo que hace por amor a su dos-escalones-prole desde la distancia, lo que me reafirma en la idea de que su labor, su ayuda y su presencia han sido y son claves para dos personas a las que tengo un especial cariño. Por no poner su nombre pues podría molestarle, diré que el Rojo es el color de su vida y de su sangre. A buen entendedor, en este caso entendedora, pocas palabras bastan.

Es su tesón y su empuje lo que hace que evolucionemos y que, los errores del pasado, queden en meras anécdotas. Qué vivan las madreabuelas.

B - AR - Beta Suarez - Esa abuela no es mi madre_732x412

image_pdfimage_print
2 comentarios en «Madreabuelas»

Deja un comentario