De tu sangre, mi sangre y mi ser

A mi padre.

De tu sangre, mi sangre.
De tu esencia, mi ser.

Fortuna que me distes, vida…
Privilegiada me hiciste,
pues nacía de su sangre, mi sangre,
de su esencia es mi ser.

Su amor incondicional me sujeta,
su apoyo y fuerza me empujan a no caer…
Nunca.

Pues sea cual sea la circunstancia que me envuelve,
Siempre le tengo… Él.

¡Reconozco ser vulnerable!
¡Reconozco ser vanidosa!
Sin él nada sería; sin él nada soy y seré… ¡Ni lo quiero ser!

De tu sangre, mi sangre.
De tu esencia, mi ser…
… Gracias… Por él

Madrid, 30 de enero de 2018

image_pdfimage_print

Deja un comentario